08 abril 2015

EL DOLO CONTINUADO

Que cosas tiene la vida, lo que hace apenas un año, tronaba como las trompetas que anunciaran el Apocalipsis, ahora ya parece tan normal, incluso tan recomendable. Hace unos meses, decir “tripartito” era como proclamar “¡Ay madre!, la que se nos viene encima”.

Ahora, mira que bien, a lo de cualquier coalición, por extraña que pueda parecer, le antepones “por la gobernabilidad” y ya queda todo suave como el visón, música celestial. Veremos que sucede cuando marchiten las flores que ahora están brotando.

Estamos anticipándonos unos meses, y ahora es hoy.

Ni líneas rojas, ni verdes, ni historias. Hay que limpiar ya. Hay que podar ya, ya está bien que la mierda salga a borbotones allá donde se rasque.

Este pasado domingo el maestro, el amigo, Carlos Pajuelo, publicó en Las Provincias Digital, un soberbio artículo en el que se hacía eco de la denuncia presentada por IU, ante la Fiscalía Anticorrupción, por el uso, abuso y falta de pago, de la Plaza de Toros de Valencia, por parte de unos amiguetes de alguien, que les permitió organizar, por la cara, dos, tres, cuatro, cinco, festivales de la cerveza, con sus correspondientes vomitonas, sin pagar un puñetero euro, a una administración que está más seca que cien resmas de papel secante.

Alberto Fabra, que tanto se ha prodigado y paseado esta Semana Santa preelectoral, que igual lo veías aporreando el bombo, saludando a penitentes, o tomando café, o te, o yogur, en la salita de unos “sorprendidos” vecinos, Alberto Fabra, como presidente del partido que ha gobierna en esta Comunidad desde hace veintitantos años, debería de haber dado un toque telefónico a Alfonso Rus, jefe del diputado que tan amablemente y gratuitamente cedió la Plaza de Toros de Valencia, edificio declarado BIC(Bien de Interés Cultural), y a continuación, por mucha Pascua en que estemos, haber dado explicaciones inmediatas a una sociedad que cada día está más “ojiplática” y cada día tiene más atascadas las glándulas olfativas, en la intimidad pituitarias, de tanto hedor de cieno como les está llegando.

Pero  lo peor, es que lo de la Plaza de Toros, “el caso de la birra cultural”, de Carlos, no es un hecho aislado, es uno más en los miles de casos de amiguismo, corruptelas, abusos y corrupciones que se están descubriendo día si y día también.

Y esto ya está bien, que se destape de una vez lo de Valmor, los millones de euros que nos costó Valmor, que se aclaren las declaraciones contradictorias de los actores y firmantes de la compra de Valmor, que cada palo aguante su vela, los engaños, las mentiras, el dolo de la Formula 1 en Valencia.


Hace muchos años, Martín Domínguez, siendo director de Las Provincias, dijo “Cuando los hombres enmudecen, hablan las piedras”. Las piedras van a hablar, las rejas, y los árboles, y hasta los patos del Parque de Cabecera. 

Publicado en Las Provincias 8 Abril 2015

No hay comentarios: