20 mayo 2015

LO QUE NO DIJERON

De vez en cuando, me da por revisar viejas agendas, tickets de consumiciones, notas de viajes, papeles dormidos en el segundo y tercer cajón de mi mesa. Allí, tengo de todo, guardé, no se para qué, y mucho menos porqué decidí conservar aquello y no otras cosas.

Hace unos días, creo que el jueves del bochornoso calor, esa tarde, a muchos nos dio por lo mismo, me puse a rebuscar en la isla del tesoro que es mi mesa. Me encontré con una columna que escribí para Las Provincias, en Abril del 11, que había guardado impresa. Por aquel entonces, vísperas electorales, que, también, se presentaban como un esbozo para las que se adivinaban cercanas Generales, ya andábamos bastante emberrinchados con los recortes y con todo lo que se estaba tramando. Aun no se había hecho patente el cabreo-acampada del 15 de Mayo, fecha que, como si se tratase de otra toma de la Bastilla, la prensa de Madrid, ombligo de la vida nacional, a falta de Champios y Ligas, se ha empeñado en conmemorar.

Iniciaba la añeja columna con “Esperamos cual morlaco herido de muerte, a que nos claven la puntilla. Con esta frase, un amigo mío, inicia su blog de reflexiones. No va de toros, va de ciudadanos perplejos e inquietos”.

Al principio, lo que quería decir es que guardo objetos, como en este caso la cita del blog, y luego no soy capaz de recordar quien fue el amigo que escribió lo del símil del morlaco, que es lo mínimo que debería de hacer con alguien que he citado.

Y he nombrado lo de las elecciones de esta semana, cosa que me había prometido no aludir de hartito que estoy, por una campaña electoral tan larga, tan vacía y tan papafritas como la que estamos viviendo y sufriendo. Estamos a punto de elegir alcaldes o alcaldesas, concejales, diputados autonómicos y presidente de Comunidad, y no se habla nada de asuntos municipales, autonómicos, de financiación, de racionalización de las administraciones, de modelos de ciudad. Los Rajoy, Sánchez, Garzón, Iglesias, Rivera…, vienen por aquí, unos llenando recintos a base de bocata y autobús, todos en un ensayo para el Otoño, nos largan el mismo discurso que soltarán, o han soltado, en Lugo, Jaén, o Huesca, pero ninguno dirá una sola palabra de nuestras calles, de suprimir las aulas barracones, de reformar el mapa sanitario, de la aportación del Estado a los transportes públicos de la tercer Área Metropolitana de España, de las nulas  relaciones con el Ministerio de Fomento.

También nos hablarán de “transparencia”, de “lucha contra la corrupción” en un ejercicio más, de cinismo, de impudicia, cuando los ciudadanos estamos recibiendo un diluvio tras otro, sobre los vergonzosos saqueos a los que fuimos sometidos, cuando pensamos que más nos valdría que todo fuesen más mentiras, y solo las consecuencias de las guerras entre conmilitones de partido.


No duden, atrévanse, voten.

Publicado 20 Mayo 2015

No hay comentarios: